Activista detenida para entregarle una notificación judicial

Barcelona, 06/09/2012. – Las detenciones intimidatorias de activistas con el único objetivo de entregarles notificaciones judiciales volvieron a repetirse esta semana. El pasado martes 4 de septiembre, la activista mexicana pro derechos humanos Anabell C.H. fue detenida a las 10:40h, mientras participaba en una concentración contra los recortes.

Anabell estaba pendiente de una notificación judicial de un caso anterior a raíz de ser detenida tras los altercados en la manifestación del 1º de mayo del año pasado, durante la que recibió golpes de tres mossos de esquadra a quienes ha denunciado, sufriendo el desprendimiento de una prótesis mamaria (ver video) .

Tras la detención del pasado martes, Anabell fue llevada a la comisaría de Les Corts donde a partir del mediodía se concentraron una treintena de personas que pedían la liberación de la detenida. No conoció el motivo de su detención hasta  pasadas cuatro horas, a las 14.30h de la tarde, justo antes de ser puesta en libertad, tras entregársele la notificación judicial.

Anabell afirma que en comisaría la trataron bien, e incluso que algunos de los mossos se disculparon con ella por lo innecesario de la detención. Sin embargo, no puede ocultar su decepción con la justicia: “no es de extrañar que la justicia esté colapsada, si para un trámite para el que pueden enviar una carta certificada te llevan a comisaría con todo lo que ello implica (el registro, que te tomen las huellas, tener que vaciar y entregar tus objetos personales…)”.

En efecto, las notificaciones en los procesos penales han de enviarse al domicilio de la persona además de a su representación letrada. Incluso, en casos en los que lo hayan intentado y no lo hayan logrado, el procedimiento adecuado sería citarla en Comisaría para hacerle entrega de dicha notificación. La aplicación de la privación de libertad de manera alejada a los principios garantistas que rigen el Derecho Penal lleva a situaciones como la que Anabell vivió el martes.

Anabell tampoco acaba de comprender bien cómo su notificación ha implicado la labor de tantos mossos y funcionarios quienes cada vez tienen que trabajar más y cobrar menos. Le gusta recordarles a los agentes de la BRIMO que también está luchando por los hijos de los mossos, para que tengan una educación, sanidad y trabajo dignos, por eso quizás según explica Anabell,  algunos de ellos acudieron a su calabozo para explicarle lo difícil de su situación laboral.

Lo extraño del caso es que sobre las 9h de la mañana, una hora y media antes de su detención, ya había sido identificada junto a 6 personas más por unos agentes de la BRIMO, quienes supuestamente debían haberse informado sobre la existencia de alguna orden de detención, pero le devolvieron su documentación sin informarla de la notificación. Además, según la abogada defensora la comunicación no se ha hecho según el procedimiento habitual, a pesar que el Auto de suspensión de condena fue dictado el 15 de mayo de este año.

La jueza que ha dictado la orden de detención es Carmen Murio González, que ya ha sido protagonista de algunas sentencias polémicas. Entre ellas, el caso en el que justifica la violencia contra una mujer maltratada por estar “provocada” por la víctima con su sola presencia, hecho que llevó a la mujer a presentar una recusación contra le jueza. O la levedad de la pena en la agresión racista, en los Ferrocarriles catalanes, a una menor ecuatoriana que fue grabada por las cámaras de seguridad y sólo decretó 8 meses de prisión para el agresor.

En el caso de Anabell la jueza no tuvo en cuenta la denuncia presentada por ella, ni los partes médicos, decretando un año de prisión para Anabell. La abogada de la demandada le recomendó no recurrir la sentencia ante una posible expulsión del país, al encontrarse la acusada en situación irregular. Y de este modo se cerraba la puerta a un recurso de la defensa y a la presentación de las pruebas de la agresión policial (como la denuncia y los partes médicos) al aceptar la suspensión de la condena.

Algunas de las afirmaciones de la magistrada dejan entrever su talante ideológico y cierta ignorancia en materia de derecho penal o derechos humanos, al hacer comentarios como “las personas detenidas no tienen derechos” que Anabell afirma que le dijo la jueza, o incluso se atreve a prejuzgar a la acusada por su vestimenta, cuestionando que ella pudiera ser periodista por su forma de vestir, motivo más que suficiente para solicitar su revocación del caso.

Ante lo absurda de la detención y del caso, exigimos que la administración de justicia no se colapse con la privación de libertad a activistas para actos meramente administrativos que se podrían resolver enviando una carta. Quizás así podría dedicarse a impartir justicia: juzgando y condenando a los banqueros y políticos culpables de esta crisis e investigando los casos de agresiones y muertes de personas bajo custodia estatal. Porque en un estado de derecho debería prosperar la denuncia por agresión que Anabell presentó contra los mossos que la detuvieron porque, a pesar de haber sido condenada por unos hechos que niega haber cometido, ha sufrido secuelas físicas y psíquicas provocadas por la detención.

La paradoja radica en que la justicia no deja de ensañarse con las víctimas de una violencia estructural que se ceba con las personas más vulnerables. Sin duda, la situación se irá haciendo más insoportable, llevando al límite la paz social, ya que el sistema judicial sigue aplicando un doble rasero tan violento para el 99% del pueblo, dejando claro que la justicia no es igual para todos. Por ejemplo, el caso Fabra lleva más de 8 años en fase de instrucción, y Marián ha sido condenada en menos de una semana por el caso de la expropiación de alimentos en Vilafranca del Penedès. Esta continua instrumentalización de los cuerpos policiales y de la justicia por parte de los gobernantes -como Puig o Esperanza Aguirre- es intolerable. Y por más que quieran reprimirnos a cualquier precio, somos cada vez más las personas que, como Anabell, estamos decididas a no dar ni un paso atrás y a seguir avanzando solidariamente defendiendo los derechos de todas nosotras.

+ info

Detenen una activista en una protesta pacífica contra les retallades

Una manifestant contra les retallades ha estat detinguda aquest migdia a plaça Sant Jaume de Barcelona i és traslladada a Les Corts

Vídeo de las agresiones sufridas por Anabell el 1º de mayo de 2011

http://youtu.be/nYOXTrPh7hs (el caso de Anabell a partir del min 6:12)

http://youtu.be/cMrT-4Z_oVU (cont)

Versión completa: http://vimeo.com/23808534

One Response to Activista detenida para entregarle una notificación judicial

  1. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Activista detenida para entregarle una notificación judicial rereguardaenmoviment.org/activista-detenida-para-entregar…  por jorgexus hace […]

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

Connect with Facebook


*