Tag Archives: tortura

Wandi Ferreira, otra muerte bajo custodia estatal

Wandi Ferreira, un chico de 21 años de nacionalidad dominicana es, desgraciadamente, el último caso documentado de una persona inmigrante muerta bajo custodia estatal. Hace sólo un mes y medio de la muerte en Girona, bajo custodia policial y en circunstancias aún no esclarecidas, del ciudadano argentino Juan Pablo Torroija. A la muerte de Torroija, la número 12 bajo custodia policial en todo el Estado Español en lo que va de año (según datos proporcionados por la Coordinadora Catalana per la Prevenció i Denúncia de la Tortura), hay que sumarle la de Wandi Ferreira y otras muertes bajo custodia estatal, como las producidas en Centros de Internamiento para Extranjeros y en operaciones policiales. La falta de transparencia y la lentitud de la Generalitat en aportar datos dificulta mucho la tarea informativa.

Según la versión de los funcionarios, Wandi murió por estrangulamiento con los cordones de sus zapatos en la celda de la cárcel de jóvenes de Quatre Camins a las 5 de la madrugada del 16 de agosto, apenas unas horas después de su ingreso en el centro, y justo después de haber sido golpeado por los agentes de paisano durante su detención. Estos golpes dejaron marcas en su cuerpo y en el del otro detenido, un amigo de la víctima.

La familia del chico no se cree la versión oficial, entre otras cosas por las propias palabras de Wandi, grabadas en un mensaje al contestador de voz de su hermana Wendi, en una llamada realizada des de Quatre Camins, donde aseguraba que estaba bien, que no se preocupasen y que le llevaran ropa. Por ello sus familiares exigen que se abra una investigación que aclare los hechos, y, al mismo tiempo, denuncian múltiples irregularidades que les hacen sospechar que la muerte de Wandi no fue voluntaria, como el hecho de haberles ocultado su muerte cuando se hermana llamó al centro penitenciario hacia las 7 de la mañana –no fueron informados hasta unas horas después. Asimismo, lamentan la falta de humanidad al darles la noticia y en el trato recibido por parte de los policías y el personal del centro penitenciario.

Si la versión oficial, que afirma que el chico se suicidó en la celda con los cordones de sus zapatos, es cierta, nos hallamos, como mínimo, frente a una negligencia, pues cómo explicar sino que Wandi tuviera los cordones de los zapatos en el interior de su celda?

Esta nueva muerte ha despertado las sospechas de la comunidad dominicana de Santa Coloma de Gramenet, que denuncia el racismo y la discriminación a que se ven cometidas las personas inmigrantes por parte de la policía y del personal penitenciario. Una denuncia que se puede contrastar fácilmente con los datos proporcionados por la Coordinadora contra la Tortura (CCT), que recoge 280 casos de maltratos o torturas documentados durante 2011, de los que 110 fueron infringidos a personas inmigrantes bajo custodia policial, tal y como se puede leer en este artículo del periódico Diagonal (http://www.diagonalperiodico.net/Nueva-muerte-bajo-custodia.html)

Hasta el mes de marzo de este año ya se han producido 3 muertes por suicidio de personas presas, según los datos de defunciones por suicidio de la población penitenciaria que recoge el Departament de Justícia (http://www.gencat.cat/justicia/estadistiques_serveis_penitenciaris/12_pob.html), si bien no podemos saber si se produce en la cárcel o durante permisos penitenciarios u otras circunstancias. Si sumamos a Wandi Ferreiras, ya son 4 las personas en régimen penitenciario muertas en Catalunya a lo largo de este año 2012, una cifra que doblaría los suicidios producidos durante el año pasado.

Lamentablemente, estas muertes no son poco frecuentes, si observamos los datos proporcionados por Serveis Penitenciaris de la Generalitat de Catalunya, con competencias en las cárceles catalanas, que reconoce que en la década de 2001 a 2010, murieron 619 personas bajo su custodia, según denunció en 2011 el Centre de Documentació contra la Tortura (CDDT) en su informe anual (http://www.nodo50.org/tortura/spip/article.php3?id_article=16147).

Desde Rereguarda en moviment queremos denunciar, una vez más, las muertes de personas ya sea bajo custodia de la policía, de la justicia o de las autoridades penitenciaris: Juan Pablo Torroija y Wandi Ferreira son los últimos ejemplos; denunciamos también la falta de transparencia y las negligencias producidas en ambos casos, así como la ausencia total de la ética más elemental a la hora de informar de las muertes a las familias respectivas. Son ya demasiadas muertes bajo custodia, con demasiados puntos oscuros y un evidente desinterés de la justicia para esclarecerlos. Exigimos justicia para Wandi y Juan Pablo, que sus casos, como todos los demás producidos a lo largo de este año, sean investigados a fondo, así como también los responsables de las graves negligencias producidas en estas muertes en dependencias oficiales.

Barcelona, 27 de agosto de 2012

Tríptic elaborat per l’Associació Memòria Contra la Tortura

Si vols accedir directament al PDF: triptic-suport-maltractaments

Més info: http://www.proutortura.net/

 

 

Comunicat de la Coordinadora Catalana per la Prevenció i Denúncia de la Tortura davant de la mort sota custòdia policial de Juan Pablo Torroija el passat dia 14 de juliol a Girona

Versió del comunicat en format PDF.

—–

Davant la mort de Juan Pablo Torroija el passat 14 de juliol a l’Hospital Trueta de Girona, la Coordinadora
Catalana per a la Prevenció i Denúncia de la Tortura vol constatar:

– La mort de Juan Pablo és, malauradament, un nou cas de mort sota custòdia policial que
cal afegir a la dotzena de morts ocorregudes al llarg de l’any 2012 a tot l’Estat (Màlaga, Badajoz,
Barcelona, Madrid…). És significativament preocupant que durant els mesos transcorreguts
del 2012 ja s’hagin doblat el nombre de persones mortes sota custòdia en relació
a l’any passat: aquesta realitat posa en qüestió l’efectivitat de l’obligació de l’Estat a
l’hora d’assegurar la integritat física i psíquica de tota persona en situació de privació de
llibertat.

– En la investigació de la mort de Juan Pablo hi ha aspectes encara no esclarits que qüestionen
la versió oficial i que posen de manifest una possible negligència en la cadena de custòdia,
atenent que van transcórrer 19 minuts fins que va detectar‐se l’intent de suïcidi. Al
seu torn, cal destacar que els incomprensibles errors i injustificats retards a l’hora d’informar
la família, així com la poca sensibilitat mostrada per les instàncies implicades han
fet créixer encara la sensació d’impunitat i la percepció d’opacitat.

– L’única alternativa és una investigació prompta, rigorosa i eficaç, tal i com recomanen els
organismes internacionals de promoció i defensa dels drets humans, on participin els advocats
de la família. Una investigació que esclareixi tot dubte i que garanteixi una transparència
informativa no només exigible, sinó imprescindible, davant la gravetat d’uns fets
que van acabar amb la mort de Juan Pablo Torroija. Davant els dèficits detectats en la cadena
de custòdia i informació, cal rigor i rebutjar tot intent difamatori que pretengui minimitzar
la mort, sota custòdia policial, d’un ciutadà que va entrar amb vida a comissaria.

 

La Coordinadora resta obertament a disposició de la família, a qui trasllada el seu condol i la seva
solidaritat, per assolir aquests objectius.

Barcelona, a 7 d’agost de 2012

Comunicat per difondre sobre la mort de Juan Pablo

MUERTE DE JOVEN ARGENTINO EN DEPENDENCIAS DE LA POLICIA ESPAÑOLA.

Hoy se han  presentado en la Dirección de Asuntos Consulares del Ministerio de relaciones Exteriores y Culto de Argentina la  madre y hermana de Juan Pablo Torroija, de nacionalidad argentina, quien se encontraba residiendo en España y que tras 18 días de no poder hacer contacto con él, el pasado sábado (28/07/2012) han recibido de manera informal la desgraciada noticia de su muerte ocurrida tras su detención y posterior ‘golpiza’ realizada por policía municipal o bien los Mossos d’Squadra de la ciudad de Girona, España.

Juan Pablo Torroija es argentino (DNI 21.600.653), padre de dos hijos, uno de ellos de nacionalidad argentina, quien también vive en España junto a su madre, Jazmín Eyerhalde, de nacionalidad española. Juan Pablo vivía hace 8 años en España, y los tres últimos años en situación de okupa en Barcelona. Recientemente se había trasladado a la ciudad de Girona donde estaba viviendo, ya que había habido un gran desalojo en su residencia anterior, luego de la participación de todos sus compañeros en las conocidas manifestaciones de “indignados”.

Juan Pablo, por lo que hemos podido reconstruir de manera personal, es detenido el 10 u 11 de Julio por la noche por la policía o bien por los Mossos d’Squadra en la calles de Girona, no sabemos bien por qué. Es golpeado salvajemente y llevado a una comisaría de esa ciudad, ingresando el 11 de Julio a la Guardia del Hospital de Trueta, en un estado de extrema gravedad. Según declaraciones de la policía, Juan Pablo se había intentado ahorcar en sus dependencias.

La policía nunca informó de su detención ni de su internación a ningún familiar ni a lo teléfonos que figuran como su domicilio legal en España, por lo que Juan Pablo permaneció 4 días sólo en estado de extrema gravedad.

La única persona que logró informarse de lo sucedido es Ramón (quien por razones de seguridad no quiere que demos a conocer su verdadero nombre), reciente amigo de Juan Pablo, a través de un joven italiano que se presenta e su casa y con pocas palabras en español describe lo sucedido a Juan Pablo en la detención. Es Ramón quien inmediatamente se presenta en la Comisaría de Vista Alegre (Girona) en donde le informan que Juan Pablo Torroija estaba internado en la sala de cuidados intensivos del Hospital Trueta por un supuesto intento de suicidio (ahorque) en el calabozo de la comisaría.

De la única persona que tenemos hoy alguna información sobre el estado de Juan Pablo en el Hospital es de Ramón. Juan Pablo se encontraba golpeado de manera brutal en su cabeza, en sus costillas del lado izquierdo, en ambos brazos, en sus piernas y con todo su cuello marcado, como por trauma. Todos estos lugares golpeados, estaban cubiertos con cinta blanca a manera de disimular las lesiones. Al acercarse Ramón a los médicos del Hospital Trueta, a donde estaba en terapia intensiva Juan Pablo, ningún médico quiso darle explicaciones sobre lo sucedido, tan sólo le dijeron que tenía daños irreversibles por asfixia y que creían que no iba a sobrevivir. Juan Pablo muere un día después (14 de Julio de 2012), sólo. Su cuerpo es trasladado a la funeraria Mémora, puesto a disposición del Juzgado N° 1 de Girona.

Ni su familia ni el Consulado Argentino con representación en España fueron anunciados de su detención ni de su posterior fallecimiento. Y recién 14 días después, gracias a un amigo de Juan Pablo que se traslada a Girona, nos hemos enterado de su muerte y de las condiciones bajo las cuales ésta ha sucedido.

Es por ello, que hacen la siguiente presentación, con el consecuente dolor que implica como familia recibir esta tremenda noticia pero entendiendo que los hechos sucedidos son extremadamente graves en materia de derechos humanos.

La serie de irregularidades en el proceso de detención y posterior fallecimiento de Juan Pablo, la falta de comunicación por parte de las autoridades judiciales de los hechos, las declaraciones propias de los compañeros de Juan Pablo quienes denuncian una situación de persecución, asedio, detención y tortura en dependencias policiales, así como los innumerables casos de fallecimiento de jóvenes (y especialmente migrantes) en situación de detención en dependencias de policiales en España, hacen que lo sucedido a Juan Pablo sea un caso de extrema gravedad porque no sólo se han violado todos los derechos de Juan Pablo, de su familia sino del Estado Argentino como última representación.

El Director de Asuntos Consulares nos ha recibido conteniéndonos y  como Gobierno Argentino ha ordenado  los recursos pertinentes para representarnos en esta situación tan dolorosa, para que se esclarezca lo sucedido hasta que se haga justicia por la muerte de Juan Pablo quien vivió su infancia en Venezuela por ser hijo de exiliados políticos de este país.

Ordenen presó per tercera vegada als 4 mossos condemnats per tortures

Font: El Mundo http://www.elmundo.es/elmundo/2012/07/31/barcelona/1343730811.html

—–

La sección novena de la Audiencia de Barcelona ha resuelto desestimar, por tercera vez, la solicitud de suspensión provisional de la condena de prisión para cuatro mossos condenados por torturas y lesiones, e insta a que ingresen en la cárcel.

Los abogados de los Mossos presentaron el pasado 5 de julio una nueva solicitud de suspensión provisional de la condena basándose en una segunda petición de indulto presentada a finales de mayo.

En el auto, de fecha 24 de julio y que desestima de nuevo la suspensión provisional de la condena, el tribunal considera que la sentencia “no puede verse por más tiempo demorada en su ejecución” porque, a su juicio, “los principios más elementales de justicia lo exigen así”.

Además, indica que los letrados de los condenados usan los “mismos argumentos que ya fueron alegados y tenidos en cuenta a la hora de conceder el primer indulto”, sin ninguna circunstancia nueva, lo cual “se le antoja al tribunal una suerte de fraude de ley o abuso de derecho”.

La Audiencia de Barcelona ya confirmó a principios de julio, al desestimar un recurso de súplica, que los cuatro mossos debían ingresar en prisión, tras ser condenados a dos años de cárcel por torturar a un detenido, después de ser reducida su pena inicial de hasta seis años y siete meses gracias a un indulto parcial que les concedió el Gobierno.

Este caso de torturas ocurrió en julio de 2006, cuando cinco mossos d’esquadra detuvieron por error a un ciudadano rumano en Barcelona, le golpearon por todo el cuerpo, le amenazaron y le llegaron a meter una pistola en la boca para hacerle confesar.

La Audiencia de Barcelona condenó en 2008 a seis años y siete meses de prisión a tres de los agentes, a otro a dos años y tres meses y al quinto a seis meses de cárcel por los delitos de torturas, lesiones graves, detención ilegal, inviolabilidad de domicilio, contra la integridad moral y maltrato.

El Tribunal Supremo rebajó en 2009 en un año y diez meses la condena a los tres principales acusados y posteriormente el Gobierno concedió a cuatro mossos un indulto parcial que redujo la pena a dos años de cárcel, lo que abría la puerta a que los agentes se libraran de entrar en prisión.

No obstante, la Audiencia de Barcelona rechazó el pasado mes de mayo la suspensión de la pena de prisión que solicitaba la defensa de los mossos, una medida de la que, de acuerdo con la ley, pueden beneficiarse las personas condenadas a hasta dos años de cárcel que carezcan de antecedentes.

Esta es, pues, la tercera vez que la Audiencia barcelonesa dictamina que los agentes deben ir a prisión, aunque en el último auto se indica que la resolución no es firme y que se puede interponer aún recurso de súplica ante el mismo tribunal.